Pañales de tela

Los pañales de tela son la mejor opción para la piel del bebé y para generar menos basura.  Busca pañales de segunda mano, en tiendas de venta de segunda mano o también puedes encontrarlos online. Puedes lavarlos en un solo ciclo de lavado con agua caliente y detergente natural con un enjuague frío y puedes tenderlos para que se sequen al sol y se blanqueen.

Si te es imposible usar pañales de tela, busca aquellos que no tengan olor, ni blanqueantes.

Evita el uso de toallitas higiénicas (wipes) en la medida de lo posible. Suelen tener perfumes y químicos que son dañinos para la piel del bebé. Si te ves en la necesidad de usarlas, compra aquellas que no tengan olor.

Un buen sistema es usar agua y jabón para lavar el culito del bebé siempre que sea posible. El culito de tu bebé te lo agradecerá y el planeta también. 

 

Paños de algodón a mano

Mantener limpio el entorno del bebé no es fácil, es importante que evites el uso de toallitas desechables o servilletas de papel, para eso ten a mano por toda la casa pequeñas cajitas con trozos de paños de algodón que sirven para todo: para limpiar la carita, para proteger tu ropa de posibles manchas… terminado el día los echas en la lavadora  y listo. Para más higiene los puedes planchar antes de volverlos a poner en las cajitas que tengas repartidas por la casa. 

 

Compra ropa usada

La ropa nueva no ha sido lavada tantas veces y contiene un nivel más alto de productos químicos que son tóxicos para la piel de bebé. Normalmente, la ropa de segunda mano para bebés ha sido usada y lavada varias veces, y  está en muy buen estado porque no da el tiempo para usarla, ya que los bebés crecen muy rápido y enseguida se les queda pequeña. 

Además, es probable que tu bebé no necesite casi tanta ropa como crees, y la mayoría de esa ropa recién nacida súper linda no le quedará bien si usa pañales de tela, que son mucho más voluminosos que los desechables. En caso de necesitar ropa nueva, se recomienda ropa de algodón en lugar de tejidos sintéticos. Y si es algodón orgánico entonces mucho mejor.

[fve]https://youtu.be/-ZuW7zfEZic[/fve]

 

Elige los juguetes con cuidado

Hay muchos juguetes de plástico en el mercado que se rompen casi instantáneamente, y terminan en la basura. Los bebés y los niños pequeños realmente no necesitan tantos juguetes, así que prioriza la calidad sobre la cantidad si es posible. Elige siempre juguetes usados y de materiales resistentes: madera, metal…  Evita el plástico. Siempre han de ser juguetes hechos con materiales libres de productos químicos tóxicos. A la hora de elegir la madera intenta que provenga de bosques gestionados de forma sostenible. 

 

Habla con familiares y amigos

A la gente le encanta dar regalos para bebés. Si bien su generosidad es algo maravilloso, puede ser abrumador, la cantidad de  ropa, juguetes y gadgets que recibes y que realmente no necesitas. Es importante hablar con el entorno familiar de que deseas regalos más prácticos, como comidas, certificados de regalo, contribuciones monetarias para comprar un artículo más grande o incluso pedir tiempo para el cuidado de niños, tiempo para la madre y tiempo en pareja para los padres.

 

El uso de los juguetes, menos es más

No ofrezcas demasiados juguetes a la vez, es mejor ir poco a poco y ofrecérselos de uno en uno. Cuando el bebé se empiece a sentar y tener mayor movilidad es bueno ponérselos a su alcance e ir rotándolos.

 

Jabones naturales

Recomiendo el uso de jabones naturales, artesanales y orgánicos. Usa poca cantidad, o nada de jabón. Es recomendable poner sal marina en el agua de la bañera.

 

Aceite, en vez de cremas de pañal

Usa aceite de coco, o cualquier aceite local y natural,  en el culito de tu bebé cuando lo tenga irritado. Es bueno que tu bebé esté algún tiempo al día sin pañal, cuando el clima lo permita. 

 

Posturas libres

No fuerces las posturas, tienen que ir pasando por las diferentes fases (acostarse sobre el estómago, reptar, sentarse solitos, levantarse, caminar… ) a su ritmo, haciéndolo por sí mismos y cuando estén listos. Lo ideal es que estén la mayor tiempo del tiempo posible en un suelo blando para que puedan moverse libremente. También es recomendable que los expongas a la naturaleza: tierra, arena, césped…

 

Usa el porteo

Los bebés porteados están más tranquilos y lloran menos.

El porteo mejora la organización del sueño y promueve la lactancia materna, ya que el contacto físico aumenta la producción de oxitocina y prolactina.

 

Pantallas y tecnologías

No expongas a tu bebé a las pantallas hasta alcanzar los dos años.