Solo si fuera necesario, los endulzantes más recomendables son los de cereales integrales por ser los más estables en términos energéticos. Estos endulzantes son la miel de arroz y la melaza de cebada o maíz. Si bien son Yin y no debemos abusar de ellos, no producen efectos extremos en nuestra sangre como la miel de abeja, el azúcar, los siropes de coco o de arce, néctar de agave, stevia o fructosa.

La melaza de cebada es muy espesa y algo amarga, tal vez no le guste demasiado a tu bebé. Cuando sea algo mayor, podemos usar amasake, que es una crema de cereal fermentado. No es extremadamente dulce pero es de fácil asimilación y digestión. Te recomiendo amasake de mijo o de arroz.

En ningún caso daremos azúcar a nuestro bebé, ni directamente ni añadida en alimentos. El consumo de azúcar puede generar problemas de salud y pérdida de sensibilidad en las papilas gustativas, generando luego cierto rechazo hacia las verduras y alimentos más naturales y energéticamente equilibrados.