Podemos hacer las combinaciones que más nos gusten para crear variedad cada vez que preparemos la crema. Aún así, nos gustaría darte una receta para que la crema tenga justamente una consistencia cremosa y un sabor dulce.

Siempre usaremos el 50% de arroz integral de grano corto, el 25% de granos de avena o de arroz dulce (glutinoso) para crear nutrición y cremosidad, y el 25% restante para crear variedad, usando el resto de cereales integrales como cebada, mijo, quinoa, sarraceno.

El trigo sarraceno puede resultar algo fuerte, tienes que ir probando. Es el cereal más yang, ideal para el invierno o climas muy fríos. El centeno, trigo y espelta son muy laxativos, demasiado salvado, intentaremos evitarlos. Tampoco vamos a utilizar procesados como el cuscús, bulgur, harinas o copos.

Utilizaremos un trocito de alga marina Kombu del tamaño de una uña, para ablandar los granos, hacerlos más digeribles y para aportar nutrición, ya que el Kombu es una buena fuente de trazas minerales y proteínas.

No utilizaremos olla a presión ya que esta genera un efecto muy tenso y estresante en el bebé.

 

PORCENTAJES

50% arroz integral de grano corto

25% avena en grano o arroz glutinoso

25% mijo, quinoa, cebada

Un «uña» de cantidad de alga Kombu

Recuerda que el arroz integral es el alimento de la sabiduría, el más equilibrado para el ser humano.

 

UTENSILIOS

Aquí te mostramos los utensilios imprescindibles y algunos ejemplos para que los conozcas visualmente. Otros son utensilios más conocidos que basta solo con nombrarlos.

Ejemplo en Amazon: https://amzn.to/2HL4GWP

 

Ejemplo en Amazon: https://amzn.to/3c6zrVu 

Ejemplo en Amazon: https://amzn.to/2Vg7OC2 

 

Ejemplo de Amazon: https://amzn.to/2HMmDV1 

 

Ejemplo en Amazon: https://amzn.to/2uYeY3h 

PREPARACIÓN

 

  1. Antes de comenzar con el proceso, te sugerimos que comiences a sentir en tu corazón el gran acto de amor que estás a punto de comenzar. Ponle a esta preparación la intención que se merece. Sé consciente de que, además del alimento físico, también es importante el poder de la visualización, es decir, la unión entre mente y emoción. Todo nace en el mundo sutil y luego se densifica en el plano físico.
  2. El proceso comienza la noche anterior, cuando lavamos varias veces los granos de cereales integrales hasta que estén limpios. Los dejamos en remojo toda la noche en un recipiente de cerámica o vidrio con el agua que usaremos para la cocción (en la tabla de abajo puedes ver la cantidad según la edad del bebé). Preferiblemente con agua filtrada y de máxima calidad.
  3. Al día siguiente colocamos los cereales y el agua de remojo en una olla de acero inoxidable, añadimos un trocito muy pequeño de alga kombu, tapamos y ponemos a calentar.
  4. Cuando alcanza el hervor ponemos el fuego al mínimo y cocinamos durante 2 o 3 horas. Es conveniente usar un difusor de llama para que los cereales no se peguen al fondo. 
  5. Transcurrido el tiempo tenemos que hacer el puré, crema o leche antes de que se enfríe (ver la consistencia deseada en la tabla de abajo según la edad del bebé). Si la crema de cereales se ha pegado al fondo, solo debemos esperar unos 15 minutos o algo más para que nos resulte más fácil despegarla. Solo tenemos que remover y mezclar toda la crema usando una cuchara de madera. El alga utilizada en la cocción también se tritura, no se tira.
  6. Luego dejamos enfriar.
  7. Vertimos la preparación en tarros herméticos de vidrio que guardaremos en el frigorífico. Se conserva muy bien durante 3 o 4 días.
  8. Al momento de la toma, solo tienes que calentar la porción que necesitas añadiendo un poco de agua, ya que la crema habrá espesado en el frigorífico. NUNCA usaremos el microondas, ni para nuestro bebé ni para nosotros. Calentamos la crema en una olla pequeña al fuego. 

 

Si tenemos que desplazarnos, puedes calentarla en casa y luego colocarla en algún termo que no sea de plástico. También puedes llevarte la porción de la crema que acabas de sacar del frigorífico en un recipiente de vidrio con tapa y luego agregas agua y calentamos en el lugar de destino. O puedes pedir agua hirviendo y agregar al recipiente poco a poco el agua caliente hasta conseguir la temperatura y consistencia deseadas, sin necesidad de usar una cocina. 

Intentaremos usar un pasapurés como norma general para no traspasar la energía eléctrica de un brazo triturador o licuadora a la crema de cereales. Si no conseguimos un pasapurés, podemos usar estos electrodomésticos eléctricos sin problema. Hay que adaptarse a lo que tenemos y el resultado final siempre llevará todo nuestro amor y dedicación.