Es muy importante construir una gran salud para nuestros hijos desde el inicio y un gran futuro para su vida. Por eso, debemos ser conscientes de la importancia de elegir verduras que sean orgánicas, locales, estacionales y de máxima calidad. Es una gran inversión para su salud y para el futuro del planeta en el que le tocará vivir y desarrollarse. Es preferible darle poca cantidad pero que esta sea de máxima calidad, en lugar de darle mucho y con baja nutrición.

Vamos a usar verduras dulces como zanahorias, calabazas, judías verdes (chaucha, ejote), puerros, cebollas y, poco a poco, iremos creando más variedad.

Es importante que el bebé comience a tener variedad según 3 tipos de energía diferentes:

Daremos prioridad a las dulces ya que las verdes podrían tener al principio un efecto laxativo.

Por otro lado, tendremos en consideración una serie de verduras que NO DAREMOS a nuestro bebé:

 

CÓMO COCINAR LAS VERDURAS

Para hacer el puré de verduras, elegimos una de cada grupo recomendado. Las lavamos bien y no las pelamos (en caso de que sean orgánicas)

Las cortamos en trozos pequeños o finos.

Las cocinamos con un pequeño fondo de agua en una pequeña olla con tapa, hasta que estén muy blandas y se puedan hacer puré fácilmente con un tenedor. 

Usaremos muy poca agua de fondo para poder aprovechar todas las propiedades de la verdura en el puré.

Si se genera mucho líquido (dependiendo de la verdura), puede servir para complementar la crema de cereales, cuando esta se compacta demasiado en el frigorífico. Con el calor y acuosidad del puré podemos templar la crema y mejorar su textura.

No usaremos sal marina ni antes ni después de la cocción. Para nuestro paladar pueden resultar con poco sabor, pero para el paladar de un bebé estarán riquísimas.

También podemos cocinar las verduras al vapor colocadas en una vaporera adaptable a cualquier olla y con la olla tapada. (Mira esta en Amazon haciendo clic aquí)

 

 

Es importante cocinar este puré de verduras a diario. No se pueden guardar para el día siguiente ni tampoco vamos a congelarlas. Tienes que calcular que las verduras te sirvan para varias tomas en el mismo día. Sin embargo, al día siguiente, seleccionaremos otras 3 verduras y repetimos el proceso.

Las sobras puedes utilizarla para una crema de verduras para adultos o una sopa, así evitarás tirarlas a la basura.

Al principio tampoco usaremos aceites crudos ni mucho menos aceites cocinados, hasta los 8 meses del bebé.