Sopa de garbanzos

La idea es cocinar los garbanzos en una cocción básica con bastante agua para obtener un caldo que nos permita disfrutar de una sopa de garbanzos sin apenas trabajo.

Garbanzos a presión

  • Proporción: 1 parte de garbanzos por 6 partes de agua (2 para remojo y 4 para cocción-caldo)
  • Al cocinar a presión hay que conseguir la máxima presión con el fuego lo más bajo posible.
  • Mide las 6 partes de agua en un recipiente de medida y apunta cuántos mililitros son, así sabremos la cantidad de sal que necesitaremos.
  • Deja en remojo la legumbre el día anterior con las 2 partes del agua.
  • Al día siguiente, colamos, lavamos y quitamos los granos negros.
  • Tener preparada la sal marina. Usaremos como máximo esta proporción: 10ml de sal marina por 1000ml (litro) de agua. Recuerda que has apuntado la cantidad de ml de agua.
  • Ponemos la legumbre en la olla a presión con el resto del agua (2 partes)
  • También puedes poner más cantidad de agua si quieres conseguir un caldo extra para tomarlo como sopa junto con la legumbre.
  • Fuego al máximo
  • Dejamos hervir para que la espuma vaya hacia el centro. Retiramos la espuma con una espátula fina.
  • Añadimos la sal marina.
  • Agregamos un trozo de alga kombu o unas semillas de comino si no tenemos algas.
  • Cerramos la olla.
  • Cuando se hace la presión (sube válvula), empezamos a contar 60-75 minutos.
  • Dejamos que la olla alcance la máxima presión y luego bajamos el fuego al mínimo posible.
  • Transcurrido el tiempo, apagamos el fuego y esperamos a que se pueda abrir la olla

Garbanzos hervidos sin presión

Seguiremos los mismos pasos pero cocinaremos en una olla con tapa (lo más hermética posible) durante 90 minutos. Tienen que quedar bien abiertos y blandos, cocinar más tiempo si fuera necesario.

20 marzo, 2020
2020 © Macrobiótica Zen. Todos los derechos reservados.   Seguridad de la página de inicio