• INGRESAR
  • No hay productos en el carrito.

DESAYUNO MACROBIÓTICO PARA GENTE SIN TIEMPO | Vegano Energético

Esta crema de cereales es un desayuno muy energético que mantiene la energía y el estado de ánimo estables durante toda la mañana, para que cumplamos con nuestras tareas a máximo rendimiento, ligeros y llenos de fuerza. Es un bálsamo natural para la mente y una caricia para un cuerpo que recién se levanta de varias horas de descanso.

Tuve la suerte de experimentar este desayuno saludable en Cuisine et Sante (Francia) y en Macrobiótica Omedetto (España), dos de los centros de macrobiótica más importantes de Europa y más cercanos a la línea de Georges Ohsawa.

IMPORTANTE: Tienes dos opciones: una es preparar este desayuno la noche anterior para apenas invertir tiempo a la mañana siguiente. Otra opción es prepararlo por la mañana, haciendo todo el proceso antes del desayuno. Tienes que ver cómo te conviene organizarte. Si madrugas, entonces te conviene hacerlo por la mañana, pero si andas con poco tiempo, mejor lo preparas por la noche.

Ingredientes para el desayuno macrobiótico

– 1 vaso de harina integral del cereal que te guste (aproximadamente 3/4 de vaso de granos enteros). Calcula unos 50 gramos de cereal por persona. Y luego ajustarás la cantidad en base a tu propia necesidad.
– 6 vasos de agua (usa el mismo vaso que usaste para medir el cereal)
– 3ml sal (una cucharadita generosa) Es mejor pasarte un poco a que quede sin cuerpo, hasta que encuentres tu medida justa.

Ideas de combinaciones de cereales integrales

50% avena, 40% arroz integral, 10% sarraceno
50% mijo, 50% arroz integral
70% sarraceno, 30% arroz integral
80% avena, 20% cebada
100% arroz integral
100% trigo sarraceno (ideal para el invierno o para reforzar por ser le cereal más yang)

Podemos ir variando estos porcentajes y los cereales para tener miles de desayunos y no desayunar siempre lo mismo como la mayoría de los mortales.

Ten en cuenta que el mijo y la avena suelen espesar mucho más que el sarraceno o el arroz, por eso quizá necesites ponerle un poco más de agua cuando cocines o cuando recalientes por la mañana. Tienes que encontrar la consistencia que más te guste para cada cereal, o más líquido o más cremoso.

Pasos

– La noche anterior, trituramos los granos enteros de cereales usando un molinillo de café o una procesadora/licuadora hasta alcanzar una harina fina. (Mucho mejor con un molino de cereales). Otra opción es hacerlo todo por la mañana, pero necesitarás de algo más de tiempo.
– En la olla donde cocinaremos el cereal, mezclamos la harina con los 6 vasos de agua fría hasta que quede sin grumos.
– Calentamos a fuego medio/alto sin dejar de remover lentamente para prevenir grumos.
– Añadimos la sal marina y seguimos removiendo, un excelente ejercicios de paciencia y dedicación.
– Cuando alcanza el hervor, ponemos el fuego al mínimo posible, tapamos DEJANDO UNA PEQUEÑA ABERTURA y cocinamos durante 30 minutos. (Podemos remover un poco a los 15 minutos)
– Apagamos el fuego y lo dejamos reposar toda la noche
– Al día siguiente, recalentamos a fuego medio/fuerte y vamos removiendo para deshacer grumos y que no se pegue en el fondo.
– Una vez que esté hirviendo, si está demasiado espeso, podemos agregar un poquito de agua hasta conseguir la consistencia que nos guste.
– Si añadimos mucha agua, tendremos que añadir más sal marina y cocinar 10 minutos a fuego bajo con tapa y abertura, así la sal quedará bien integrada en el cereal.
– La idea es ajustar estas indicaciones a tus gustos personales hasta que alcances una crema de cereal perfecta de sal y agua, sin necesidad de tener que agregar nada a la mañana siguiente.

Notas importantes para el éxito

Al servir el desayuno podemos condimentar con un chorrito de tamari o salsa de soja orgánica, incluso con gomasio y puedes acompañar este desayuno con galletas de arroz. Podemos añadir a la crema de cereales algunas semillas tostadas de calabaza, girasol, chia y lino, como te recomiendo en mis videos de snacks saludables.
Algunos días podemos untar las galletas de arroz con diferentes cremas de frutos secos que puedes hacer en casa: basta con tostar en una sartén a fuego medio almendras o semillas de sésamo o nueces o cacahuetes pelados. Luego los trituras en una licuadora de baja potencia hasta alcanzar una crema o mantequilla. Guardas cada pasta de frutos secos en diferentes botes y los tienes listos para hacer diferentes aderezos durante durante semanas.  Una vez que tengas las cremas de frutos secos hechas, puedes hacer lo siguiente:

Cremas de frutos secos para el desayuno

– Crema de almendras: una cucharadita de crema de almendras con un chorrito de tamari o salsa de soja, y agregas agua hirviendo poco a poco, vas mezclando hasta conseguir una crema acuosa.
– Crema de sésamo: una cucharadita de crema de sésamo (tahini) con un tercio de cucharadita de pasta de miso, agregas agua caliente poco a poco y vas mezclando hasta conseguir la consistencia de crema acuosa.
– Crema de nueces o de cacahuetes: vas agregando agua caliente hasta conseguir un buen aderezo para las galletas de arroz.
o de sésamo.

El lado negativo de este desayuno es que uno puede llegar a convertirse en un auténtico crema-adicto de cereales y no poder parar de comer esas galletas de arroz con crema de sésamo y tahini (son realmente adictivas, maldita sea). No hay vuelta atrás.

Si te gustó esta receta, por favor, compártelo donde quieras. Tienes mi permiso. Y espero que la pongas en práctica. Suscríbete a mi canal de Youtube, sígueme en Facebook y en Instagram, y te invito a que también te suscribas a este blog para no perderte ninguno de los vídeos de recetas y consejos prácticos para la vida diaria. Gracias. (Espero que hayas leído hasta aquí y no te hayas quedado dormid@ en el intento)

2018 © Macrobiótica Zen. Todos los derechos reservados.
¿Quieres mejorar tu nutrición y tus hábitos?
Recibe gratis todos mis regalos, descuentos y novedades
X