• INGRESAR
  • No hay productos en el carrito.

EL PODER DE LA MASTICACIÓN

Muchas veces te habrás preguntado: ¿cuándo tengo que comer y cuándo tengo que beber? Bueno, quizá no te lo preguntaste nunca, de todas formas, aquí está la respuesta directamente de los grandes sabios de la antiguedad:

Come SOLO cuando tengas hambre y bebe SOLO cuando tengas sed

¿Parece algo obvio, verdad? ¿Sentido común? Sí, sí, sí.

Vamos a hacer como OTROS animales del reino animal.

¡Vivimos en un reino! ¡Animal!

No fuerces las cosas, no vayas contranatura. Escucha a tu cuerpo. Si no tienes hambre, ¡no comas! Si no tienes sed ¡no bebas!

¿Y el cafecito de media mañana? No tengo sed, pero lo hacen los demás. Es una costumbre.

Es una costumbre, no una necesidad.

¿Y los 2 litros de agua al dia? ¡Lo dice la tele!

No. Lo dicen las empresas que venden agua. Son modas y negocios. ¿Has visto a algún león forzándose a beber 2 litros de agua por día? (tic tac tic tac tic tac) ¿Tiene algún sentido?

No, no, no.

Cuando estés enfermo tampoco comas si no tienes apetito. El cuerpo necesita todas las energía para luchar y no para ponerlas en la digestión.

¡Por eso el perro no come nada cuando está enfermo!

Entonces recuerda: “Come SOLO cuando tengas hambre y bebe SOLO cuando tengas sed”

¿Sabes cuántas veces debemos masticar cada bocado? Un mínimo de 50 veces, aumentando gradualmente hasta los 100 veces para tener una salud extraordinaria, vivir mucho y bajar de peso. ¿Estoy loco? No lo sé, pero el arte de la masticación es una práctica milenaria que da excelentes resultados.

13 Beneficios de masticar bien los alimentos:

  1. Genera un efecto antibiótico, esteriliza el alimento: si comemos comida con bacterias, la saliva los desinfecta, minimizando los riesgos de contraer lombrices y tragar larvas.
  2. Controlamos nuestro alimento y nuestro destino. La boca es un órgano digestivo, el último control antes de que el alimento pase por la garganta y luego el estómago funcione de forma autónoma.
  3. La masticación sirve para controlar las cantidades de alimento que comemos. Tendemos a comer demasiado. Somos golosos y glotones insaciables por naturaleza. Nosotros y cualquier maestro en nutrición. ¿Por qué? Porque comer es un placer difícil de reprimir, como el placer sexual. Estos dos placeres son mecanismos inconscientes para asegurar la supervivencia de la especie. No son pecados, pero si no se gobiernan pueden resultar letales. Hay un reflejo de saciedad que el estómago le envía al cerebro diciéndole: ya estoy satisfecho. Cuando comemos rápido, ese mensaje no llega y comemos más de lo necesario.
  4. Endulza y mejora el sabor de los alimentos, reduciendo la necesidad de comer dulces.
  5. Le da el punto exacto de hidratación a la comida.
  6. La saliva contiene enzimas digestivas, por eso necesitamos ensalivar bien cada bocado.
  7. Masticar diluye el exceso de cualquier sabor extremo: si comes algo muy picante que daña el estómago, la saliva ayuda a neutralizarlo.
  8. Cuanto más masticas, más rápido te curas de las enfermedades. Los expertos recomiendan 200 veces cada bocado como terapia.
  9. Desarrolla la sabiduría y la elevación espiritual. Desconfía de un maestro espiritual, macrobiótico o de yoga que no mastique mucho sus alimentos.
  10. La saliva tiene un efecto inmunoestimulante: estimula producción de linfocitos, nuestros guerreros que luchan contra las enfermedades. De los tres tipos de saliva, la parotina es la que se libera en la boca y se absorbe debajo de la lengua, pasando directamente a la sangre. Alcaliniza, cura y protege la salud. Incluso puede ayudar a combatir el cáncer. En cambio, si comemos rápido, la parotina va al estómago y se destruye con los ácidos gástricos.
  11. Evita los gases: El estómago no tiene dientes. Los grandes trozos no se digieren, los nutrientes no son absorbidos y el alimento produce gases. (Al menos en tu primera cita romántica, mastica mucho para evitar estos gases nocivos)
  12. Sensación de paz. Masticar tranquiliza. Mejora el sueño. Hay muchos nervios que nacen en la cara y es como un masaje interno de esos nervios. Por eso la gente mastica chicle para tranquilizarse o los niños muerden.
  13. Rejuvenecimiento celular, aspecto juvenil, cara de joven, debido principalmente a la parotina.

¡Por estas razones, sea cual sea tu dieta, practica masticar entre 50 y 100 veces cada bocado!

DESAFÍO SEMANAL:

¿Te animas a masticar más de 50 veces cada bocado? Estrategias para la vida privada:

  1. Mastica de forma consciente cada bocado. Cuenta cada bocado hasta 50. La obesidad es una falta de conciencia en el momento de comer: no horarios, a toda hora, rápido.
  2. Come sin la televisión, ni computadora, ni libro.
  3. Habla lo menos posible, como los japoneses. Después de comer siempre hay tiempo para hablar de cosas triviales.
  4. Con la práctica iremos aumentando a 100, hasta que un día será un hábito.
  5. Come de forma circular como los otros animales herbívoros para masticar bien.
  6. Masticar muy bien especialmente los alimentos de baja calidad ¡para minimizar el envenenamiento!
  7. ¡Empieza hoy mismo!

Este es un hábito muy saludable (sí, sí, sí) que puedes escribir en tu cocina en un lugar visible, que puedes empezar ahora mismo y practicar durante los próximos 21 días.

Muchas personas van a empezar ahora mismo. No te quedes atrás. ¡Tú puedes hacerlo, te vas a sentir mejor!

¿Aceptas el desafío?

2018 © Macrobiótica Zen. Todos los derechos reservados.
¿Quieres mejorar tu nutrición y tus hábitos?
Recibe gratis todos mis regalos, descuentos y novedades
X