• INGRESAR
  • No hay productos en el carrito.

SALSA DE TOMATE MACROBIÓTICA SIN TOMATE

En uno de mis vídeos más polémicos te desaconsejaba comer tomates de forma habitual. Esto ha generado muchas revueltas en las redes sociales y andan buscando mi cabeza los amantes de esta fruta tan ácida como debilitante. Este es el vídeo: 🍅 Por qué no comer tomate (te lo dejo al final de este artículo) 🍅y también escribí este artículo: No comer tomates.

Muchos me preguntaron con angustia ¿qué hacemos si dejamos el tomate? ¿Cómo vamos a preparar esas deliciosas salsas de tomate ideales para comer la pasta y la pizza y tantas otras comidas?

El tiempo de duda ha terminado queridos amigos. He aquí una salsa magistral que sabe exactamente igual que la salsa de tomate, porque es una salsa de tomate pero sin tomate.

INGREDIENTES

    • Dos cebollas medianas.
    • Un diente de ajo.
    • Una zanahoria mediana.
    • Un calabacín (zucchini) pequeño.
    • Una remolacha pequeña cruda o cocida en paquete. Mejor cruda.
    • Un poco de orégano.
    • Pasta de umeboshi o una ciruela de umeboshi entera.

PASOS

  1. Hacemos un sofrito al estilo nituke como puedes ver en el artículo de mi página web. La olla debe ser pequeña para que las verduras logren tapar el fondo de la olla y el aceite no se queme.
  2. El fuego será medio/bajo, que no se queme, y usaremos solo media cucharada de aceite.
  3. Comenzamos con la cebolla y cuando esté transparente añadimos poco a poco el resto de verduras, reservando la remolacha NATURAL para el final. Si es remolacha cocida de paquete, la añadiremos más tarde.
  4. Calentamos aparte un poco de agua para poner en la olla donde estamos cocinando las verduras.
  5. Vertimos el agua caliente sobre las verduras pero no demasiado, que no llegue a cubrir, para que no nos quede una salsa demasiado aguada.
  6. Añadimos bastante sal marina.
  7. Cuando comience a hervir, tapamos, ponemos el fuego al mínimo posible y cocinamos durante 30 minutos.
  8. Transcurrido el tiempo, colocamos la cocción en una trituradora o trituramos con un brazo triturador. Es el momento de añadir un poco de aceite a gusto, la ciruela o pasta de umeboshi y el orégano. Si tu remolacha es cocida de paquete, vamos añadiendo poco a poco hasta que la mezcla tenga el color rojo deseado. Puedes añadir sal marina si fuera necesario.

Puedes usar esta salsa de tomate sin tomate para acompañar todo tipo de cereales integrales en forma de granos o harinas, ya sea arroz integral, mijo y sarraceno como también panes, pizzas integrales o pasta integral. A los niños les encanta y a los adultos les enamora.

Mi polémico vídeo de mi canal de YouTube
25 septiembre, 2018
2018 © Macrobiótica Zen. Todos los derechos reservados.
X